“CONTIENE SULFITOS”

publicado en: Gastronomía y Salud | 0

“CONTIENE SULFITOS”

 

No se preocupe ni deje de degustar vinos porque contengan sulfitos.

Desde noviembre 2004 la Administración obligó a incorporar en las etiquetas “contiene sulfitos” para vinos destinados a la exportación que superasen los 10mg/l. expresado en SO2. Posteriormente lo exigió también, para los vinos destinados al consumo nacional.

Con esta indicación quiere comunicarse que en el vino hay anhídrido sulfuroso, antioxidante E-220, dióxido de azufre o SO2 absorbido de la tierra o añadido.

El hecho de hacerlo constar es una información más sin mayor relevancia ya que sabemos que el uso del azufre data de antiguo, los Romanos y Griegos ya lo utilizaban para distintos usos en sus bodegas y también se usa como conservante de la sidra desde 1665, empleándose por aquel entonces en mayor proporción y también para diversos tratamientos en viñedos, etc…

A finales del siglo XIX se acentuó la utilización del azufre añadiéndose a la uva prensada antes de la fermentación para su mejor vinificación resultando una gran innovación duradera en el tiempo, a demás de generalizarse su uso en el tratamiento de viñedos, barricas. Actualmente suele dosificarse en forma volátil.

Larga experiencia y avanzadas tecnologías han permitido reducir el nivel de SO2 al antes empleado, consiguiendo además, vinos más coloreados, con más aromas, también más estables y con menor acidez volátil.

La uva, en alguna medida contiene sulfatos obtenidos de la tierra a través de las raíces de la cepa y éstos se transforman en sulfitos durante la fermentación y de no ser suficiente se compensa por lo general con SO2.

No hay vino que no contenga sulfuroso propio o añadido. Además, se debe conocer que gran parte de alimentos frescos como verduras y especialmente conservas vegetales, zumos, cervezas, sidras, etc. también lo contienen e incluso en mayor medida que en el vino.

Obviamente, todos los excesos y en situaciones particulares podría variar las propiedades de los alimentos e incluso podría llegar a ocasionar síntomas perjudiciales para la salud.

Jorge A. Johansson

Dejar una opinión